Neuroma de Morton

Un neuroma es un tumor benigno de un nervio. El neuroma de Morton, en realidad, no es un tumor, sino un engrosamiento del tejido que rodea el nervio digital que se extiende a los dedos del pie.
Se desarrolla más frecuentemente entre el tercer y cuarto espacio digital, generalmente como respuesta a una irritación, un traumatismo o presión excesiva.
La incidencia del neuroma de Morton es 8 veces mayor en las mujeres que en los hombres.
 

Neuroma de Morton

Síntomas. 
Normalmente, no hay signos externos, como un bulto, porque no es realmente un tumor. Hay dolor ardiente en la bola del pie que puede irradiarse hacia los dedos del pie. El dolor generalmente se intensifica con las actividades o el uso de calzado. El dolor por la noche es muy poco frecuente. También puede haber entumecimiento o una sensación desagradable en los dedos de los pies.
Los corredores pueden sentir dolor cuando dan el primer paso desde el taco de salida. El calzado con tacones altos, que coloca al pie en una posición similar al primer paso de la largada, también puede empeorar la afección. El calzado ajustado y angosto también empeora esta afección, ya que comprime los huesos del dedo del pie y pinza el nervio.

Pero aquí tenemos los siguientes motivos que sí que se sabe que pueden influir en el desarrollo de la lesión:
- El pie plano
- Posicionamiento anormal de los dedos de los pies
- Problema en la parte delantera del pie
- Juanetes
- Dedos de pie en martillo
- Zapatos muy apretados
- Tacones muy altos
- Arcos altos


Tratamiento.
Durante el examen, el médico tocará la zona entre los huesos buscando una masa palpable o un "chasquido".
El médico también ejercerá presión en los espacios que se encuentran entre los huesos de los dedos del pie para tratar de replicar el dolor y buscar callos o evidencia de fracturas por estrés en los huesos, que puedan ser la causa del dolor. Las pruebas de rango de movilidad permitirán descartar una artritis o inflamación de las articulaciones.
Puede ser necesario realizar una radiografía para descartar una fractura por estrés o artritis de las articulaciones que unen los dedos con el pie.
Cambios en el calzado. Evite los tacones altos o el calzado ajustado y use calzado más amplio con tacones más bajos y una suela blanda. Esto permite que los huesos se desplieguen y puede reducir la presión en el nervio, lo cual le da tiempo para que cicatrice.
Órtesis. Las almohadillas y plantillas ortopédicas a medida también ayudan a aliviar la irritación ya que levantan y separan los huesos, lo que reduce la presión sobre el nervio.
Inyección. Una o más inyecciones de un corticoesteroide pueden reducir la hinchazón e inflamación del nervio, lo que brinda un poco de alivio. 
Varios estudios han demostrado que una combinación de calzado con más espacio y más cómodo, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, órtesis de pie hechas a medida e inyecciones de cortisona brindan alivio a más del 80% de las personas que padecen neuroma de Morton. 
En caso de no mejorar esta dolencia con los métodos comentados, y de persistir el dolor, como último recurso se acudiría a la intervención quirúrgica.
Cirugía:
Esta operación, que no requiere hospitalización, consiste en una pequeña incisión, de unos tres o cuatro centímetros, en la cara dorsal del pie. A continuación se separan los metatarsos y se abre el ligamento intermetatarsiano para poder acceder al neuroma. Una vez localizado, el especialista decidirá si resecar o liberar el neuroma.
Ambas técnicas están aceptadas y son llevadas a cabo con igual porcentaje de efectividad; alrededor del 85% de las personas intervenidas quirúrgicamente muestra una recuperación completa sin la aparición de molestias. Gracias a que es una intervención menor, el posoperatorio no supone una gran incomodidad al paciente, resumiéndose todo a 48 horas de elevación y reposo del pie y el uso de calzado específico de tres a cuatro semanas, no siendo necesario ningún tipo de rehabilitación.