Hallux Rígido

Definición:
Hallux rigidus o artrosis del dedo gordo, es la afección artrítica más común del pie y la segunda más común con respecto al hallux valgus (juanete).
La patología generalmente se desarrolla en los adultos después de los 40 años y al igual que el juanete es más frecuente en las mujeres.

Hallux Rígido

Sintomatología:

La mayoría de los pacientes se queja de sentir dolor al realizar actividades, en especial cuando dan el primer paso para caminar. Otro síntoma puede ser la hinchazón y rigidez del dedo gordo. Se empieza a desarrollar un bulto, como un juanete o una exostosis ósea, encima de la articulación del dedo gordo y esto genera dolor y dificultad con el calzado por el roce.

Etiología:

La causa es desconocida. No obstante, se han identificado diversos factores de riesgo e incluyen factores anatómicos como ser un primer hueso del pie anormalmente largo y elevado (metatarsiano), biomecánicas como ser un pie plano severo, también una lesión traumática previa en el dedo gordo del pie y antecedentes familiares.
La mayoría de estos factores conducen a un desgaste de la articulación, lo cual, a su vez, produce la artrosis.

Diagnóstico:

El diagnóstico se realiza con el examen físico. El médico examinará el pie buscando evidencia de prominencias óseas y disminución o rigidez en la articulación del dedo gordo moviéndola hacia arriba y hacia abajo.
Se utilizan como estudios complementarios radiografías para determinar la extensión de la degeneración de la articulación.

Tratamiento:

Conservador:
El manejo no quirúrgico siempre es el tratamiento primario de esta afección. Se indican cambios en el calzado, recomendando evitar el calzado de suela delgada o los tacos altos, usar calzado más amplio con la suela curva y la utilización de plantillas ortopédicas que limiten el movimiento en la articulación. Aunque estos tratamientos pueden ayudar a disminuir los síntomas, no detienen el progreso de la afección.

Quirúrgico: 
En estadios iniciales y pacientes jóvenes se intenta salvar la articulación. Se puede realizar simplemente una limpieza articular con resección de osteofitos o agregar osteotomias biplanares para aumentar el espacio articular y el rango de movimiento. En casos más avanzados el tratamiento definitivo es la artrodesis o fijación de la articulación con excelentes resultados. El post operatorio varía según la técnica utilizada. En la queilectomia se indica proteger el pie hasta la cicatrización de la herida. Ya cuando se realiza osteotomias u artrodesis se utiliza zapato de suela rígida entre 3 a 4 semanas con el pie vendado.